Cueva de La Baraka estando la luna de Aries en su cuarto creciente, de Andrés Malby

    Image

    Cueva de La Baraka

    estando la luna de Aries

    en su cuarto creciente

    “Es cierto que Allah hiende la semilla y el núcleo, haciendo salir lo vivo de lo muerto y lo muerto de lo vivo”.

    Sura de los Rebaños, Aleya 95.

    Al entrar en este tratado teórico-práctico de Espigaría que Yabir dedica como guía a su hijo, hay que acordar-se que -como el autor subraya- el silencio cuenta más que las palabras, y lo que hay en este silencio dirige directamente hacia el Ars Magna, siendo su hija menor la Espigaría el primer escalón de una larga trayectoria de vida, conciencia y actos.

    En mis últimos cincuenta años de estudios, observación y experimentación me he cruzado con millares de libros y de personas que poco tenían que ver con lo que pretendían.

    Hacía falta algo que, salvo excepciones como el “Tratado de los Secretos Químicos” de Pierre Jean Fabre, nos de un camino claro y referenciado que permita actuar de verdad a quien decide emprender el largo camino de los enamorados de la Naturaleza.

    Hay que apuntar que la parte práctica presupone un ingrediente fundamental, del cual casi jamás se habla, y que es la Paciencia.

    La Paciencia implica cambios de conciencia que son realmente fundamentales, ya que cualquier obra presupone una nueva toma de conciencia con la cual lo que se producirá hará de manera segura el mismo efecto que un rayo.

    El sentimiento del Yo es al final lo que nos diferencia del universo exterior, que constituye la garantía de nuestra libertad pero nos prohíbe una comunicación y una comunión consciente con el universo. De hecho es la piel. Pero si, al revés, el sentimiento individual llega a la disolución de nuestra propia voluntad, entonces surge una percepción global en la cual desaparecen el sujeto y el objeto a cualquier nivel

    que sea.

    El Universo y Uno mismo no son desde entonces más que UNO. En Uno todo indecible.

    La plenitud que se produce entonces es tal que todos los lenguajes del planeta y de la historia unidos no bastarían para explicar la naturaleza real de la experiencia.

    Las personas que lo hayan vivido voluntariamente o accidentalmente adquieren entonces la certeza absoluta de que el Ser es y lleva en sí mismo su propia explicación. Certeza tan luminosa y tan intransmisible que los te-mas religiosos, los más ricos del mundo, se parecen comparativamente a unas buenas y grandes estafas.

    Estos pensamientos están deriva-dos de los trabajos de “Loïc Tréhédel”, que ha querido guardar el anonimato.

    Los procesos que vais a utilizar tanto en Espigaría como en Alquimia, si seguís todas las indicaciones que hay en esta obra, puesto que detrás de cada párrafo, de cada capítulo, de cada parte de este escrito, yace una indicación inequívoca hacia el Ars Magna.

    Los procedimientos que usarán son de dos tipos: seleccionar formas metálicas en el caso del Ars Magna o vegetales en el caso de la Espigaría.

    Las más estables serán unas sales metálicas que pueden fácilmente descomponerse, sean metales puros de los cuales se cansa la estructura por un tratamiento particular.

    La lenta maduración inducida por calor, ácidos, solventes, tiempo, hacen que la materia pase entonces a ser realmente simple y pueda liberar el mercurio filosófico tal y como Yabir os lo enseña.

    Este mercurio filosófico, que es una especie de metaleidad sutil, no tiene ya nada que ver con el metal, y sus propiedades son las de un solvente universal capaz de disolver sin corrosión los minerales más puros y más inalterables. Su interés mayor consiste en hacer a su vez que los metales y los minerales fermentescibles lo sean en un muy corto plazo de tiempo, cuando la producción inicial reclama largos meses si no, a veces, años.

    El laboratorio que vais a montar siguiendo las indicaciones de la última parte de ésta obra os servirá para acercaros al fundamento mismo de esta relación entre Universo y Conciencia.

    Los pasos son entonces inequívocos.

    Andrés Malby,

    el Wahrani

    cropped logo dorado2x 80x80

    © 2020 Museo de la Alquimia. All Rights Reserved.

    logoJF